¿Podemos construir un hospital en Marte?

Hace unos años, la idea de viajar a Marte formaba parte de la ciencia-ficción. En poco tiempo, las cosas han cambiado. Actualmente, hay cuatro proyectos programados para viajar a ese planeta en las próximas décadas, entre ellos el de la NASA y el de la compañía privada SpaceX. Nuestra empresa de arquitectura avanzada se suma al reto de diseñar y construir un hospital energéticamente autosuficiente, capaz de funcionar de manera autónoma en el planeta rojo.

La base de la supervivencia 
es la autosuficiencia

El objetivo es aplicar el resultado de este proyecto de investigación a la construcción de hospitales en lugares de nuestro propio planeta que tienen condiciones extremas: desiertos, océanos, selvas, montañas, zonas árticas o antárticas. Hospitales autosuficientes energéticamente que puedan funcionar de la manera más eficiente posible a pesar de su aislamiento con la civilización.

En PMMT tenemos la ambición de diseñar hospitales autosuficientes energéticamente que permitan llegar a lugares donde los recursos energéticos son un bien muy escaso o inexistente.

Más allá del objetivo “20-20-20”

A partir del 31 de diciembre de 2018, los edificios de nueva construcción de las administraciones públicas deberán tener un nivel de eficiencia energética muy alto y la baja energía que consuman deberá proceder, en gran parte, de fuentes renovables. 
Si bien la directiva del Parlamento y del Consejo Europeo establecen el objetivo “20-20-20”*, el horizonte de PMMT está en Marte, siendo nuestro principal objetivo utilizar todo nuestro conocimiento para diseñar hospitales y otras edificaciones en los rincones más desfavorecidos, inhóspitos y necesitados de nuestra querida Tierra.
* El objetivo “20-20-20” propone reducir en un 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero y el consumo de energía y aumentar en un 20% del uso de energías renovables.

En busca de un modelo energético óptimo

Primer paso

Conocer qué demandas energéticas existen en un hospital. Mayoritariamente están relacionadas con la climatización, iluminación, ventilación, producción de agua caliente sanitaria y el uso de equipos médicos, ofimáticos, etc., así como la demanda de agua y gases medicinales.

En busca de un modelo energético óptimo

Segundo paso

Definir las estrategias pasivas y activas que puedan contribuir a reducir el consumo energético durante la vida útil del edificio. En primer lugar, estudiamos las características del solar, clima y orientación y establecemos las estrategias pasivas que nos ayudarán a reducir la demanda energética desde el diseño y la organización del edificio. En segundo lugar, reducimos el consumo a través de la elección y la ubicación de los equipos, desde las estrategias activas.

En busca de un modelo energético óptimo

Tercer paso

Estudiar la forma de cubrir la demanda energética con fuentes de energía renovable. El objetivo es elegir en cada caso la opción óptima, que cubra nuestra demanda energética al máximo.